Diario de un padre objetor Reflexiones, alegrías y tribulaciones de un padre objetor a Educación para la Ciudadanía

Los partidos políticos creen que el Estado debe configurar la mente de los españoles    (Alejandro Llano)

10 (falsos) Tópicos sobre Educación para la Ciudadanía (2)

02 10 (falsos) Tópicos sobre Educación para la Ciudadanía (2)Educación para la Ciudadanía no tiene ningún fin adoctrinador: no pretende formar moralmente. Es una asignatura descriptiva como cualquier otra. Como las matemáticas…

El Real Decreto 1631/2006, de 29 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas correspondientes a la Educación Secundaria Obligatoria establece el propósito de formar la conciencia moral de los alumnos:

“La dimensión ética de la competencia social y ciudadana entraña ser consciente de los valores del entorno, evaluarlos y reconstruirlos afectiva y racionalmente para crear progresivamente un sistema de valores propio y comportarse en coherencia con ellos al afrontar una decisión o un conflicto”

“Para lograr estos objetivos se profundiza en los principios de ética personal y social”

Los centros escolares deben ser espacios “que ayuden a los alumnos y alumnas a construirse una conciencia moral y cívica acorde con las sociedades democráticas, plurales, complejas y cambiantes en las que vivimos”

“Centrándose la Educación éticocivica en la reflexión ética que comienza con el entorno más próxima para contribuir, a través de los dilemas morales, a la construcción de una conciencia moral cívica”.

“La educación para la ciudadanía y los derechos humanos en uno de los tres primeros cursos trata aspectos relacionados con las relaciones humanas, bien sean las interpersonales, las familiares o las sociales. Aborda asimismo los deberes y derechos ciudadanos, profundizando en el sentido de los principios que los sustentan”.

Fuente: MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CIENCIA: REAL DECRETO 1631/2006, de 29 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas correspondientes a la Educación Secundaria Obligatoria.

Ver los 10 (falsos) tópicos editados en un solo documento que puede descargarse.

© 2008, Diario de un padre objetor. Todos los derechos reservados. Este texto puede ser citado siempre que se indique su procedencia y se enlace con su origen.

Enviar por mail esta entrada Enviar por mail esta entrada
Imprimir Imprimir


Entradas relacionadas:

  • 10 (falsos) Tópicos sobre Educación para la Ciudadanía
  • 10 (falsos) Tópicos sobre Educación para la Ciudadanía (3)
  • 10 (falsos) Tópicos sobre Educación para la Ciudadanía (8)
  • 10 (falsos) Tópicos sobre Educación para la Ciudadanía (9)
  • 10 (falsos) Tópicos sobre Educación para la Ciudadanía (1)
  • 4 comentarios

    1. Vaya por delante que tengo bastante reparo respecto a la idoneidad de esta asignatura y lo que me da mas miedo es su potencial para convertirse en adoctrinamiento por parte del Estado (esto es, imposición como única moral válida la que el Estado quiera en ese momento).

      Sin embargo, al leer la explicación que hace usted de este tópico reproduciendo párrafos del decreto pudiera pensarse que el contenido en sí de la asignatura, o sus objetivos no son tan nocivos en si mismos (por ejemplo esto “La dimensión ética de la competencia social y ciudadana entraña ser consciente de los valores del entorno, evaluarlos y reconstruirlos afectiva y racionalmente para crear progresivamente un sistema de valores propio y comportarse en coherencia con ellos al afrontar una decisión o un conflicto”). Lo peligroso sería si se dota de contenido a esos valores, haciendo un uso torticero de los objetivos de esta asingnatura, o lo que es lo mismo, haciendo un uso partidista. Pero ¿Cómo podemos saber qué esto realmente será así?

      La cuestión es que, aunque a mí me da en la nariz que así será, me cuesta convencer a alguno de los escépticos que me tachan de agorera, miedosa o malintencionada y me gustaría que me ayudara a desarrollar este argumento del adoctrinamiento con mas contundencia de la que aquí se expone. Se lo agradecería, al verdad.

    2. padre objetor

      saramsg,
      voy a intentar responder a su juiciosa petición.
      En efecto, la redacción de los reales decretos, además de tener de por sí un estilo farragoso, se cuida mucho de dejar en un “si es no es” sus afirmaciones.
      Lo distintivo de esta asignatura, en su redacción legal, es que no se limita a enumerar las nociones que el alumno debe aprender, sino que va mucho más allá: “pretende que el alumno (por centrarnos en el párrafo que Vd. cita) EVALÚE los valores del entorno, los RECONSTRUYA afectivamente y racionalmente PARA CREAR un sistema de valores propio y COMPORTARSE de acuerdo con ellos…”
      Estos objetivos no son, propiamente, objetivos de aprendizaje intelectual. Reconocerá que se utilizan verbos que entrañan una serie de objetivos de creación y modificación de los criterios éticos del alumno que le lleve a formalizar un sistema de valores propio y, además, se evaluará la coherencia de su comportamiento con este sistema de valores “reconstruido”. Esto, claramente, es un proyecto moral, no intelectual. Tratan de moldear la conciencia moral de los alumnos sin el consentimiento de sus padres. Es más, pretenden que el alumno RECONSTRUYA su sistema de valores, el que le ha sido transmitido en su caso.
      Confío en que este análisis argumente la certera intuición que Vd. tiene acerca del carácter adoctrinador del proyecto.
      Finalmente, para que no se haga un uso partidista de este instrumento es por lo que queremos evitar la entrada del Estado -sea cual sea- en el ámbito de nuestros derechos paternos.

    3. Muchas gracias por la aclaración, ciertamente bastaba un simple análisis sintáctico del decreto.

      Sin embargo yo iría más allá en el argumento: el Estado no debe entrometerse en el derecho paterno a educar en valores a los hijos, sino que tampoco debe presuponer cuál es la moral adecuada para el hijo, es decir, debe respetar los derechos de este, del hijo como persona separada de los padres y como persona en definitiva, para que no sea tratado como un animal que debe ser domesticado en la doctrina Estatal.

    4. padre objetor

      saramsg,
      gracias a tí por enriquecer el debate.
      En efecto, el Estado no debe dictar la moral de los hijos. Deben formársela éstos con la ayuda de sus padres, para quienes ésta formación, más que un derecho, es un deber capital. Luego, la vida misma -otras influencias- y la libertad individual van configurándola y matizándola hasta el último día de sus vidas.

    Escribir un comentario