La asignatura inexistente

La asignatura inexistente mascara A los padres se nos siguen abriendo frentes de batalla. Y lo peor es que suele ser “fuego amigo”, de instituciones y personas que teóricamente comprenden, comparten y alientan nuestra actitud: esos que te dan la palmadita en el hombro y te comentan “esto va bien… ¿eh?”.

Me refiero, claro está, a gran parte de la enseñanza concertada. A aquellos que nos dejaron claro que “esto es cosa de los padres” y que, por su parte, iban a facilitarnos todo su apoyo. “Los centros no pueden objetar”, decían. Pero “están con nosotros”, los padres objetores, poniendo toda la carne en el asador para derogar o modificar la EpC.

Así estaban las cosas hace un año en las comunidades donde se comenzó a implantar la EpC. Un curso después, el balance del apoyo al movimiento objetor de muchos centros concertados es el siguiente:

  • No se realizan pronunciamientos públicos -salvo honrosas excepciones- en contra de la EpC y su obligación, como centros, en todo caso, de impartirla “por imperativo legal”. 
  • Se adopta -haciendo caso omiso de las manifestaciones de expertos, obispos y juristas- la estrategia de la “adaptación al ideario del centro” que constituye un fraude de ley -no hay reglamento que lo permita- y no es más que una estrategia de la administración para permitir un “aterrizaje suave” de la EpC en los centros concertados.
    Esta estrategia, en la práctica, supone un atentado en toda regla contra el movimiento objetor: ¿qué sentido tiene, en esas condiciones, objetar y salir de clase de EpC? Los mismos centros que dicen apoyar la objeción argumentan a los padres:                  

    • tu hijo/a se va a perder unos contenidos interesantes e impartidos de acuerdo al ideario ¿ha tenido que llegar la EpC para que los centros descubran la necesidad de formar en valores acordes a su ideario?
    • tu hijo/a corre el peligro de suspender la asignatura si sale de clase (“haremos todo lo posible para evitarlo” …pero los suspensos han caído, claro).
  • Las reuniones informativas con los padres sobre la EpC -cuando las ha habido- se han resumido en dos puntos fundamentales:
    • La EpC es un grave atentado contra la libertad de los padres…
    • …pero tranquilos, que aquí estáis a salvo.

Un año después, y los centros concertados que así han actuado sabrán por qué, estamos pasando de la comprensión, el ánimo y la palmadita en la espalda -gestos que no encubren su estrategia real de “sálvese quien pueda” y, “con la administración educativa, ni una broma”- a la falta de transparencia y la acomodación de los centros a una situación de precariedad que los padres objetores no podemos sino poner en peligro. Ahora somos un estorbo. Menos objeciones, menos problemas.

Un ejemplo paradigmático de esta falta de transparencia, desinformación o engaño deliberado -según los casos- se concreta en el tratamiento de la asignatura “Educación Ético-Cívica” que se imparte por primera vez en 4º de la E.S.O. sustituyendo a la asignatura de Ética. Se trata -como los reales decretos definen explícitamente- de la segunda parte de la asignatura “Educación para la Ciudadanía”.

Tanto es así que, en el Real Decreto, comparte los objetivos de ”Educación para la Ciudadanía”:

Las materias Educación para la ciudadanía y los derechos humanos y la Educación Ético-cívica en esta etapa, tendrán como objetivo el desarrollo de las siguientes capacidades: (…) (REAL DECRETO 1631/2006, p. 718).

Que Educación Ético-Cívica no es la asignatura de Ética a la que sustituye se verifica sólo con echar un vistazo a sus contenidos:

Bloque 1. Contenidos comunes

Bloque 2. Identidad y alteridad. Educación afectivoemocional

Bloque 3. Teorías éticas. Los derechos humanos

Bloque 4. Ética y política. La democracia. Los valores constitucionales

Bloque 5. Problemas sociales del mundo actual.

Bloque 6. La igualdad entre hombres y mujeres.

(REAL DECRETO 1631/2006, p. 720).

Pues bien, ahora resulta que esta asignatura no existe. Muchos -muchísimos colegios concertados- han asumido el cambio de asignatura con la consigna “cuanto menos se enteren, menos problemas”. 

  • No están informando a los padres del cambio de asignatura y de su pertenencia al área de EpC.
  • Siguen denominándola “Etica” hasta en los programas y documentación que se entrega a los padres.
  • Hacen entrar en clase a los alumnos objetores con el argumento de que “esto es Ética y no Ciudadanía”.
  • Si algún padre cuestiona que se trate o no de la nueva asignatura, le responden que de ninguna manera, que es la Ética de toda la vida. Es más, han llegado a afirmar que Educación Ético-Cívica todavía no ha entrado en vigor.

Ante todo este desatino yo, como padre, me pregunto: ¿hace falta que lleguen a engañarme? ¿Se nos ha pegado a todos el jugar con las palabras y, tal como llamamos recesión a la crisis llamamos ahora Ética a la Educación Ético-Cívica?

Cada persona, cada institución, tiene derecho a posicionarse frente a la EpC como le venga en gana. Pero jugando limpio. Que para engaños y triquiñuelas ya tenemos bastantes con los promotores de la EpC.




© 2008, Diario de un padre objetor. Todos los derechos reservados. Este texto puede ser citado siempre que se indique su procedencia y se enlace con su origen.

Share
Enviar por mail esta entrada Enviar por mail esta entrada
Imprimir esta entrada Imprimir esta entrada

9 comentarios

  1. Muy bueno. Es justo lo que me está pasando a mí. La monja-directora se empeña en que se trata de la misma Ética del año pasado.

    Por lo visto algunos (¿todos?) los centros de la FERE tienen una especie de “Manual” con diez estrategias a seguir para desalentar e impedir la objeción de conciencia. Me he enterado porque esa monja-directora está promocionando el “Manual” entre los directores de colegios públicos para que lo apliquen. Y no todos esos directores están de acuerdo con EpC …, je.

    Escribo desde Canarias, donde la beligerancia de los centros de la FERE contra los objetores empieza a rozar el odio. Aquí hay mucha gente que objetaría si no fuera por la agresividad con que están tratando los directores de esos colegios a los padres.

  2. Sólo se me ocurre un apelativo a esas actitudes del “fuego amigo” y tiene qué ver con una animal de granja omnívoro, por eso no lo diré. Lo he vivido cerca, muy cerca, y no sé qué hare cuando me toque a mi. Sólo sé que centros de la FERE están siendo más respetuosos con la libertad de conciencia de los objetores y en mi caso, aunque por supuesto han intentado venderme la burra de que no me preocupe, y de hecho no me preocupa el temario, lo he visto y opino que es ilegal porque se pasa el temario del real decreto por el arco del triunfo. Pero decía que una vez aclarada la postura de los padres, en el colegio el director ha dicho que respeta y comprende y reconoce el derecho a la objeción y ha puesto a disposición de los dos únicos alumnos objetores del colegio, la biblioteca.

    Y aquellos, los del fuego amigo, ni han respetado la libertad de las familias, han presionado a las alumnas, les han hablado desde el primer momento del supenso y han hecho proselitismo de “su EpC”… ¡¡me decepcionan y me indignan…!!

  3. Lo que cuentas es totalmente cierto. He recibido muchas consultas de padres a quienes les han sucedido cosas iguales o parecidas. Está pasando en la concertada y en la pública, tanto en “Ética y Ciudadanía” de la ESO, como en “Filosofía y Ciudadanía” de Bachillerato. Es un poderoso argumento, falso, pero que está despistando a muchos padres y alumnos objetores. Les dicen que la materia que van a impartir es, como tu comentas, “sólo ética”, “sólo filosofía”, “lo mismo que antes”.

    Sé de casos en que los mismos profesores y directores así lo creen de verdad, lo que indica una desinformación flagrante. Pero la mayoría sí saben de qué va el asunto y engañan a sabiendas a padres y alumnos. A mí mismo me sucedió con mi hijo, que va a 1º de Bachillerato en un Instituto.

    Cuando le dijo a la profesora que no iba a entrar en clase, porque era objetor a la EpC, la profesora le dijo que su clase es de Filosofia, nada de Ciudadanía, como en años anteriores. Mi hijo se quedó alucinado, cuando supo que el libro que mandó comprar dicha profesora se titulaba “Filosofía y Ciudadania”.

    Gracias a Dios y al magnífico director del centro, todo se ha aclarado y mi hijo no entra en esas clases. Conociendo a la profesora, quiero pensar que estaba convencida de lo que les había dicho, en el sentido de que ella, en su clase iba a pasar de la parte del temario referido a Ciudadanía.

  4. padre objetor

    blogall,
    si pudieras recabar más datos sobre ese “manual disuasorio” (no digo nada si pudieras conseguir un ejemplar…) sería un bombazo.

  5. A mi también me ha pasado. Es una verguenza. Es tibieza, hipocresía, aprovecharse de nuestra generosidad y vender su vocación. Así nos va a la Iglesia Católica… Luego vienen los “paños calientes”: que si todos somos pecadores, que era muy difícil… esto lo sabe bien el enemigo. Fuego amigo. El otro día llegó mi hijo,de 4º ESO, casi llorando a casa pidiéndome que lo dejara entrar a clase, que si no, lo iban a suspender y que no comprendía como yo, sabiendo (porque me lo había dicho la directora -me cuesta poner la palabra “monja”, no quisiera empañarla) que no tenía nada que temer, dejaba que sólo él tuviera que irse. ¿dónde estaban los otros padres objetores? También a ellos los habían “consolado” con la disuasión… Y los centros “públicos” dicen: “fíjate, si hasta en las monjas lo dan…!”
    Ahora vamos a ver si nos juntamos los padres y vamos a hablar con la directora, todos juntos. Es una lástima y deberían de cambiar de actitud. Recuerden cómo comenzó la introducción del aborto… y, ahora es la mayor causa de mortalidad en España.

  6. Aqui en La Rioja pasa otro tanto se han vendido al demonio, voy a decir casi todos lo concertados, han sido poco solidarios con los publicos, las objecciones las 200 en su mayoria son de publicos. Convocaron a los padres ( solo a los que cursaban este año la asignatura) a reuniones en sus centros para hablar pues lo de informar poco, mal y del reves, coincidiendo con una reunion informativa de la CONCAPA que tenia lugar el mismo día. Tendran miedo a que les quiten los conciertos o que pasa????. Muchos padres, unos “por miedo” amenazados con el suspenso o no recibiran el titulo, otros muy mal informados te llegan adecir que no es para tanto. Y otros como es el fraile o la monja directores del centro quien da la asignatura estamos salvados, pues son de confianza total. Una autentica vergüenza todo lo que esta pasando…a Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del Cesar. Y así andamos en la iglesia a dos bandas…lamentable.

    Seria interesante saber que cuantia de objecciones en los concertados se estan dando. Y la CONCAPA que espabile un poco mas con estos centros, les meten goles por todos lados, que empiecen por convocar a los directores del los centros concertados y les informen.

  7. E_P_QUEEEEE?

    ¡¡Oigan!!, Debe haber un error!!!! Eso en mi colegio no se imparte…por lo menos eso dijo el profesor en la reunión de padres, ..
    …y eso dice mi hijo que dice el profe a los alumnos…”Entrad, entrad en clase, chicos… ¡ética, la de toda la vida!..es lo qué dice que es…”

    Os parecerá curioso, pero esta escena me hace evocar esta otra conocida escena, el encuentro de Pinocho con el gato y el zorro…
    …“nosotros conocemos un magnífico lugar donde podrás aprender cosas sumamente importantes y divertidas que te ayudarán a ser un excelente niño.
- Ven, ven con nosotros – dijo el zorro mientras tomaba a Pinocho de la mano y lo conducía por un callejón.
- Pinocho, ¡ten cuidado!- seguía gritando el grillo. Inútilmente, porque Pinocho iba silbando junto al gato y el zorro son prestar atención a los consejos de su amigo.
Al final del callejón se encontró con un hermoso parque de diversiones.
- ¡Entren, amigos, entren! – decía un señor con una galera en la cabeza-. Verán lo maravilloso que es el país de los juegos y diversiones.
Pinocho vio que había niños por todas partes, patinando, jugando a las escondidas, andando en bicicleta, jugando a la pelota, dando volteretas, riéndose, gritando, silbando, cantando. Se veía que todos disfrutaban mucho.
-¡Yo también quiero entrar! – pidió Pinocho al zorro y al gato.
- ¡Muy bien! ¡Muy bien! -dijo el zorro- paga y podrás entrar.
Pinocho entonces sacó del bolsillo las monedas que le había dado Gepeto.
- Estás haciendo las cosas mal -dijo enojado Pepe Grillo -, Gepeto trabajó mucho para ganar ese dinero.
- Esto es muy divertido, vale la pena – respondió Pinocho entregando las monedas al gato.

    Esas monedas son el precio de la libertad, …¡salgamos de clase, no traguemos con esta rueda de molino !

    Montemos una extraescolar con contenidos éticos para que nuestros hijos se formen en ética pero sobre todo,sean testigos de una actitud coherente y valiente de sus padres, comprometidos y empeñados en la construcción de una sociedad más justa y más libre…

  8. Para blogall: Yo tambien vivo en Canarias y me ocurre lo que usted describe. Si no lo hubiera vivido en persona dudaria. Le comento que me dijo la directora del colegio que mi hija era la única y que no sabian que hacer, pero a los 5 días de entregarle copia de la objeción ya tenían una carta preparada por los servicios jurídicos de FERE para “infrormarme” de las consecuencias de mi acto.
    Increible pero cierto. Además en Canarias somos muy pocos y la gente no objeta, no se si por falta de información o porque tienen presiones.

  9. Mucho ánimo. Yo ya he conseguido que mi hija no entre en clase (se quedará en la biblioteca). Han sido tres semanas incómodas, y a veces desagradables, pero no hay que rendirse. Lo de los colegios de la FERE es incalificable (ya está claro que es una estrategia perfectamente diseñada), y explica en buena medida por qué no hay más objeciones. Pero que eso no nos desanime.

Escribir un comentario