Sensibilidad política / sensibilidad moral

Sensibilidad política / sensibilidad moral sensibilidad No hace muchos días que el Tribunal Supremos publicaba las cuatro primeras sentencias sobre Educación para la Ciudadanía. Si bien estos primeros fallos no advertían motivos para admitir la objeción de conciencia, quisieron poner de manifiesto que no les es lícito a las administraciones, los centros docentes, los profesores y los manuales establecer como ciertas y objeto de estudio y asimilación cuestiones morales discutidas y discutibles, que vayan más allá del consenso constitucional.

Se nos abre, por tanto, a los padres objetores, la posibilidad de denunciar programaciones, manuales o actividades que consideremos atentan contra  nuestras convicciones morales y no son comunmente admitidas en esta España constitucional. Que el Tribunal Supremo, queriendo dar la razón al gobierno, ha tenido también que reconocer por contrapartida la posibilidad del adoctrinamiento en el ámbito escolar supone, se ponga como se ponga la ministra, abrir la Caja de Pandora.

Los padres estamos trabajando también en esta línea, pero se nos han adelantado los políticos. Y es que las sensibilidades van por barrios. Los principios morales resultan ser una exigencia para quien los defiende y pueden acabar generando acaloradas discusiones. La política compromete, pero menos, y uno es más consciente de sus apoyos y oponentes. Así, el Gobierno de Navarra acaba de inaugurar la impugnación de textos escolares ante las denuncias de adoctrinamiento -en este caso histótico-político- que algunos padres han elevado sobre los textos utilizados en las ikastolas:

Educación inspeccionará los libros de texto de los centros en euskera

Una denuncia de un padre ha motivado esta iniciativa que busca que se respete la identidad foral. La medida se aplicará de cara al próximo curso y su incumplimiento supondrá sanciones.

Los libros de texto de materias como Conocimiento del Medio en Primaria y Geografía en Secundaria que utilizan los centros que imparten enseñanzas en euskera (modelo D e ikastolas) serán inspeccionados por el departamento de Educación. De esta forma, el Gobierno de Navarra quiere dar respuesta a varias denuncias que han recibido sobre el uso de conceptos y materiales referidos a Euskal Herria en las aulas.

(…)

Entre otros aspectos, este currículo exige que los libros reflejen la identidad política de Navarra, como comunidad autónoma dentro de España, y, por tanto, cualquier otra referencia distinta (como las que hablan de Euskal Herria) es contraria a este dictamen.

En segundo lugar, los inspectores del departamento comprobarán los libros y las editoriales elegidas por cada centro para el próximo curso con el fin de comprobar si respetan la consideración de Navarra como comunidad diferenciada. Sólo si es así el libro será autorizado.

(…)

Diario de Navarra, viernes 13 de marzo de 2009

El Gobierno de Navarra está en su derecho de velar por las enseñanzas que se imparten en la Comunidad Foral. Éstas deben ser adecuadas al ordenamiento constitucional y al régimen foral vigente. Más aún cuando se financian con recursos públicos. Pero no dejo de sentir una sana envidia ante la ventaja que, hoy por hoy, lleva la sensibilidad ante los planteamientos políticos sobre la sensibilidad ante los principios morales.

La libertad política es imprescindible en una sociedad democrática, pero no olvidemos que la dimensión política sólo puede edificarse sobre la dimensión moral. Tanto es así que, perdiendo nuestros derechos y libertades morales no hacemos otra cosa que facilitar la implantación del totalitarismo. Por eso los padres objetores nos oponemos a la EpC. Porque recuperar nuestra libertad para educar moralmente a los nuestros es condición necesaria para formar ciudadanos dueños de una libertad política. Porque no puede existir ésta sin aquella.

© 2009, Diario de un padre objetor. Todos los derechos reservados. Este texto puede ser citado siempre que se indique su procedencia y se enlace con su origen.

Share


Entradas relacionadas:

  1. Educación para la Ciudadanía es también una anti-moral católica Desde sus inicios, el movimiento objetor a las asignaturas de Educación para la Ciudadanía se ha ido configurando como una reacción a la intromisión del Estado en el derecho (y...
  2. ¿El gobierno retira la EpC?: “se acabó la moral por decereto” Acabo de leer en Libertad Digital el titular De la Vega espeta a Rajoy que “se acabó la moral por decreto”. Casi me lanzo a celebrar la retirada de la...
  3. Los abertzales navarros denuncian —con razón— los manuales de Educación para la Ciudadanía Tras realizar un análisis de los manuales de Educación para la Ciudadanía y Educación Ético-Cívica utilizados en Navarra, la coalición abertzale Nafarroa Bai ha decidido recurrir al Defensor del Pueblo...
  4. ¿Y qué culpa tiene McGraw-Hill de que su manual de Educación para la Ciudadanía sea adoctrinador? Parece mentira que, a estas alturas, sorprenda una sentencia judicial que califica de adoctrinador el manual de Educación para la Ciudadanía de una conocida editorial académica. Llevamos tres años denunciando...
  5. El Tribunal Supremo da la razón a los padres objetores El mes pasado, a raíz de la nota de prensa que recogía el fallo del Tribunal Supremo sobre los cuatro recursos presentados por padres objetores contra la asignatura de Educación...

Reciba las noticias de Diario de un Padre Objetor en su email

Introduzca su email:  

Enviar por mail esta entrada Enviar por mail esta entrada
Imprimir esta entrada Imprimir esta entrada

2 comentarios

  1. Lilian Arellano Rodríguez

    Felicitaciones. Sólo puedo por ahora decir esto; pues me acabo de encontrar con este diario. Soy profesora en una Universidad de Chile y a raíz de la falta de sensibilidad moral y afectiva que vivimos y que muchos medios y políticos se encargan de propiciar, realizaré un curso sobre “Educación de la sensibilidad y formación en valores”. En un blog que estoy preparando para mis alumnos, me permitiré hacer un link con ustedes. Desde ya, ofrezco toda mi colaboración y, como decimos en Chile, todas mis ganas.
    Afectuosamente, les saluda Lilian

  2. Lilian,
    muchas gracias por sus parabienes y mi respectivo ofrecimiento de colaboración en lo que pueda necesitar para la urgente tarea de educar en unos valores que no se vean ahogados por este proyecto ideológico que supone -al menos en su versión epañola- la Educación para la Ciudadanía.

Escribir un comentario