Diez razones PARA NO OBJETAR a Educación para la Ciudadanía

Diez razones PARA NO OBJETAR a Educación para la Ciudadanía diez La polémica sobre las asignaturas de Educación para la Ciudadanía surgió hace dos cursos con la implantación de la asignatura de 2º ó 3º de la ESO. Desde entonces decenas de miles de padres se han opuesto a que sus hijos sufran la carga de adoctrinamiento moral que, establecida por el Estado, pretenden inculcar dichas asignaturas.

Esta negativa a que sus hijos reciban una formación moral desde el Estado sin el respeto a sus convicciones personales consagrado por la Constitución les está llevando a presentar objeción de conciencia. La objeción de conciencia es la negativa a cumplir una ley (en este caso, asistir a clase de EpC) cuando dicha ley entra en conflicto con la conciencia personal (que, en el caso de los objetores, estima que el Estado no debe formar moralmente a sus hijos por encima y en contra del derecho/deber que los padres tienen encomendado en este ámbito).

Pero ser objetor no es fácil:

  • Para empezar, llama la atención del entorno personal y familiar que no acaba de entender una postura de rebeldía frente a la ley, precisamente ahora que estamos es un estado democrático.
  • El hecho de no cursar una asignatura conlleva el correspondiente suspenso, que a ninguna familia agrada y que puede complicar la promoción del alumno.
  • Los centros educativos tampoco lo ponen fácil: a pesar de que muchos de ellos reconocen que la ley que impone la EpC supone una vulneración de los derechos de los padres, a la hora de la verdad, reconocen que tener alumnos objetores les causa conflictos ante la inspección, que siempre tiene la sartén de los conciertos educativos cogida por el mango.
  • Finalmente, la batalla jurídica por el reconocimiento de la objeción (y, en definitiva, por la modificación de la EpC) es larga y está deparando resultados dispares.

Como he señalado, la objeción de conciencia es una decisión personal e intransferible. Uno objeta porque su conciencia así se lo sugiere, no porque esté de moda o porque así lo predique o deje de predicarlo aquella autoridad en el ámbito familiar o educativo.

Partiendo de esta realidad, quisiera ofrecer al lector diez razones que desaconsejan la objeción a fin de evitarle los inconvenientes que supone ser un padre o una madre objetores. Eso sí, tome cada uno su libre decisión en conciencia.

  1. La educación moral de los hijos no es responsabilidad primordial de los padres. “Educa la tribu entera”, y más en una sociedad abierta como la nuestra. Los padres corremos el peligro de transmitir prejuicios y estereotipos trasnochados. Es razonable, por tanto, que sea el Estado quien determine los valores que deben configurar a sus ciudadanos y se ocupe de inculcarlos. (Además es más cómodo y siempre se puede culpabilizar a otro de los fracasos).
  2. El Estado tiene el derecho y el deber de recortar libertades individuales (en este caso, el derecho de los padres a educar moralmente a sus hijos) cuando los individuos no ejercen responsablemente sus derechos. Y parece claro, a estas alturas, que los padres han hecho dejación de sus derechos y están generando una juventud desnortada que no hace sino provocar conflictos sociales. (Bueno, algunos padres se esfuerzan por educar a los suyos, pero son una minoría y resulta más cómodo transferir la educación moral al Estado que ayudar a las familias que requieren apoyo en este cometido).
  3. Una vez que el Estado se ha legitimado como primer y principal educador, dispone de los recursos necesarios para configurar todos los aspectos que constituyen la personalidad del ciudadano. Así, a modo de ejemplo, se facilita en las aulas una formación afectivo-sexual que rompa con viejos tabúes y represiones haciendo de los alumnos personas liberadas y sujetos de nuevos derechos. De igual modo, se propicia una descalificación de la trascendencia y las religiones que contribuye también a la liberación de los jóvenes de otras ataduras morales que no sean las propuestas por el Estado. (Ya era hora, porque, tal como va el mundo, eso de educar a los hijos en el correcto uso de la sexualidad es una gaita. ¡Si saben más que nosotros! Además, cada vez hay más medios para que disfruten de un sexo seguro. Que yo lo que no quiero son sustos).
  4. La Educación para la Ciudadanía puede ser dañina dependiendo del centro y del profesor. Pero quien lleva a sus hijos a un centro concertado, no tiene ningún problema porque se imparte adaptada al ideario del centro. (A mi me escama un poco que los centros concertados puedan recortar y modificar el curriculum y que los inspectores lo permitan cuando el gobierno ha hecho de esta ley bandera de la legislatura, pero así nos lo aseguraron desde la dirección del centro. Por si acaso, mejor “no meneallo”).
  5. Es cierto que la mayoría de los centros de enseñanza en este país son de carácter público y en ellos no cabe “adaptación” de ningún tipo. Pero los padres que llevan a sus hijos a la escuela pública ya saben a lo que se exponen. Cada uno es muy libre de escoger para sus hijos la educación que considera oportuna. (Y es que para eso pago yo mis miles de euros en educación. Ya sé que la elección de centro realmente no es libre tal como está reglamentada, pero aquí hay que espabilarse. Que cada palo aguante su vela. Que los tiempos de la solidaridad ya pasaron).
  6. Algunos de quienes promovieron la objeción de conciencia por toda España ahora están desmovilizando a los padres objetores para que asuman la negativa a la objeción dictada por el Tribunal Supremo. Al igual que objetamos porque nos lo aconsejaron los que entienden del tema, ahora retiramos la objeción. (¡Qué respiro! La verdad es que de la EpC no se ha modificado ni una coma, pero si dicen que hay que retirar la objeción y volver a clase, por algo será. Ni preguntes).
  7. La Educación para la Ciudadanía en primaria tiene un marcado carácter emotivista y exigirá de los alumnos que se retraten públicamente sobre sus principios y creencias. Así aprenden a desenvolverse en la sociedad movidos fundamentalmente por sentimientos. (Hombre, a mí que nuestro chaval vaya contando lo que pensamos y hacemos en casa no es que me haga mucha gracia, pero si contribuye a que, mediante el diálogo “evalúe el entorno reconstruyendo su escala de valores”, la verdad es que merece la pena).
  8. La Conferencia Episcopal y los Obispos, a título particular, no se han cansado de advertir a los católicos el atropello que supone el adoctrinamiento desde el Estado a costa del criterio paterno, pero es que estos Obispos se la han tomado por la tremenda. Lo que quieren es tener la exclusiva de la moralidad y eso, en una sociedad moderna y democrática, está de más. (Debe ser verdad que los Obispos están fuera de la realidad, porque en los colegios de ideario católico “ni se menta la bicha”. Deberían adecuarse al curso de los tiempos, como hacemos los cristianos actuales. Pero es que las instituciones de la Iglesia son ya algo anacrónico).
  9. La oposición a Educación para la Ciudadanía ha sido orquestada por el Partido Popular, que ha hecho de ella arma arrojadiza contra el gobierno de Zapatero. Han sido ganas de criticar por criticar. ¿No estamos en el furgón de cola de la educación europea? Entonces, ¿a qué viene tanta intransigencia con una asignatura que hará de nuestros jóvenes mejores ciudadanos? Como si sobraran los buenos modales… (También es verdad que las comunidades gobernadas por el PP, además de cometer algunas astracanadas, al final, tampoco es que hayan supuesto un apoyo a los padres objetores, pero es que, por fin, están moderando su discurso y a ningún partido le resultan cómodos, lógicamente, ciudadanos que cuestiones las leyes).
  10. Sigue habiendo -y los habrá- padres objetores. Pero es que son una minoría de fundamentalistas. La caverna. Alinearse con los objetores es reconocer que se pueden cuestionar las leyes. Hablan de anteponer la conciencia, ¿qué conciencia? Pues como todo el mundo actúe según su conciencia, se acabó la sociedad. No podemos tolerar la disidencia social. Se empieza objetando y se acaba cuestionando el Estado de Derecho. (Conozco a alguna familia objetora y, efectivamente, es buena gente, pero poco dócil. Siempre cuestionándose las cosas y criticando las que les parecen mal. Se dejan liar por cuestiones que, en el fondo, ni les afectan, pero son unos quijotes. Siempre empeñados en cambiar lo que está mal ¿y para qué están los gobernantes? Nosotros, los ciudadanos, a lo nuestro. Si no nos gusta lo que hay, pues a cambiar el sentido del voto cada cuatro años y santaspascuas).

Confío en que estas razones hayan sido suficientes para alejarles de la tentación de objetar. Y es que la conciencia, o lo que queda de ella, se pone a veces muy tozuda. Pero siempre cabe el recurso a distraerla con estas u otras razones que nos permitan vivir en una postura acomodaticia. Que se llega a viejo más fácil recostado en el sofá que partiéndose la cara por ideales.

Descargar el documento en formato PDF

© 2009, Diario de un padre objetor. Todos los derechos reservados. Este texto puede ser citado siempre que se indique su procedencia y se enlace con su origen.

Share


Entradas relacionadas:

  1. Diez razones para celebrar las primeras sentencias del Tribunal Supremo Las cuatro primeras sentencias sobre Educación para la Ciudadanía publicadas ayer por el Tribunal Supremo suponen, frente a los augurios de la Ministra de Educación y adláteres, que echaron las...
  2. Diez claves para saber si el centro donde lleva a sus hijos está en contra de Educación para la Ciudadanía Que la oposición a esta Educación para la Ciudadanía es responsabilidad de los padres lo tenemos asumido. Pero algo tendrán que decir al respecto los centros docentes que son, al...
  3. objetar, des-objetar y re-objetar Quien ha seguido de cerca el desarrollo del movimiento objetor a Educación para la Ciudadanía sabe que algunas de las asociaciones que dicen representarnos a los padres y las familias...
  4. Educación para la Ciudadanía no es un debate académico Conozco personalmente bastantes estudiosos de la Educación para la Ciudadanía. Y es que la Ciudadanía es un tema que lleva debatiéndose en los foros académicos europeos desde hace bastantes años....
  5. ¿Mantener la objeción a Educación para la Ciudadanía? Mucho se está escribiendo tras la publicación de las cuatro sentencias sobre Educación para la Ciudadanía por parte del Tribunal Supremo. Los juristas opuestos a la EpC, en aras de...

Reciba las noticias de Diario de un Padre Objetor en su email

Introduzca su email:  

Enviar por mail esta entrada Enviar por mail esta entrada
Imprimir esta entrada Imprimir esta entrada

6 comentarios

  1. Lourdes Arostegui

    Si no era suficientemente grave la situación hasta ahora, este año es vomitiva, ya que las víctimas de la “Creación del Nuevo Ciudadano” son niños de 10 años…

    La Educación para la Ciudadanía en 5º de Primaria esconde las siguientes joyas:

    1.Pretende que los alumnos “reconstruyan” su sistema de valores poniéndolo en cuestión. Tiene este objetivo especial gravedad porque se trata de niños de 10/11 años.
    2. Elimina el concepto de autoridad moral proponiendo la recreación
    del sistema de valores propio a base del diálogo y el análisis de la realidad (todo ello, como es inevitable, guiado por el profesor).
    3. Introduce y refuerza la primacía de los sentimientos como razones del obrar moral. El alumno debe obrar según su sentir en el momento. No se trata ya de obrar por normas o deberes, sino por lo que uno siente.

    (Extraído del documento Claves distintivas Diario de un Padre Objetor http://www.padreobjetor.com)

    ¿Pero qué parte de las palabras de los Obispos españoles no está suficientemente clara para que colegios de inspiración católica no nos pongamos en pie ante tamaña injusticia?:
    ¿Recordamos estas palabras de nuestros Obispos?:
    “Deseamos, en cambio, recordar que la gravedad de la situación no permite posturas pasivas ni acomodaticias. Se puede recurrir a todos los medios legítimos para defender la libertad de conciencia y de enseñanza, que es lo que está en juego. Los padres harán uso de unos medios y los centros, de otros. Ninguno de tales medios legítimos puede ser excluido justamente en ninguno de los centros en los que se plantea este nuevo desafío: ni en los centros estatales ni en los de iniciativa social.”

    ¿Qué posturas no acomodaticias se están llevando a cabo en los centros escolares, qué información se nos está dando a los padres?
    ¿Por qué los colegios trabajan en proyectos solidarios con países del tercer mundo y se tapan los ojos, los oídos y la boca ante la injusticia que supone la manipulación gubernamental en las mentes de los niños y jóvenes españoles que no van a nuestro estupendo colegio?

    Exijo a los colegios, responsabilidad social y que miren más allá de sus cuatro paredes…

    Me espantaría la idea de un colegio que se atrinchera para formar los líderes del futuro mientras a su alrededor se gesta una masacre…

    ¡MI HIJO NO ENTRA EN CLASE AUNQUE LA EPC DE SU COLEGIO SEA SANTA Y BENDITA!

  2. MATEO ASENSI ARNAU

    Hola a todos.

    Mi hijo tampoco entra en clase de EpC. Va a un colegio concertado regentado por la Congregación de Hermanas de Ntra. Sra. de la Consolación en Castellón de la Plana y, aún así, la incomprensión se “masca” en el ambiente. Asumimos el suspenso y digerimos con entereza las amenazas de la inspección educativa en el sentido de no recibir la titulación correspondiente a la finalización de sus estudios de enseñanza secundaria. Nuestros obispos, que son nuestros pastores, nos guían y son luz muy por encima de las direcciones ¿religiosas? de muchos colegios concertados. Algunos de estos centros están mereciendo un severo toque de atención de sus superiores por estar traicionando el ideario católico que justificó en su momento la elección que como padres hicimos de los mismos como colaboradores en la educación de nuestros hijos.

    MATEO ASENSI ARNAU
    CASTELLÓN DE LA PLANA

  3. ¿Qué punto del ideario católico están traicionando esos centros?

  4. Lourdes Arostegui

    Urbek,
    le remito al escrito de Profesionales por la éEtica que puede encontrar en este mismo blog:

    http://www.objetores.org/desta.....tacion.pdf

    En resumen (mal resumen), la adaptación al ideario católico incurre en fraude de ley.
    Los colegios que con ideario católico que imparten EPC no están dando EPC,…y si no que venga el inspector y lo vea.

  5. Urbek:
    ¿Qué punto del ideario católico están traicionando esos centros?

    ¿Que te parece?:

    Exposicion de Motivos, parrafo 7 RD-REAL DECRETO 1631/2006:
    “a construirse una conciencia moral y cívica
    acorde con las sociedades democráticas, plurales, complejas
    y cambiantes en las que vivimos”.

    Ya se cual sera tu respuesta, bacalao: “que los catolicos nos creemos en posesion de la verdad absoluta”, pero eso es lo que os pasa a los veletas, que os volveis majaras de dar tantas vueltas…

  6. jagarsoft, ese párrafo no contradice en nada al catecismo católico. ¿Acaso a los católicos les está prohibido conducirse respecto a valores morales, pensados, en lugar de por presión del grupo, por instinto, por ganas, etc? Pues eso es lo que quiere decir “construirse una conciencia moral”. ¿Acaso la parte de la moral que trata del comportamiento público en la ciudad -la ética cívica- no tiene que dar respuesta a los problemas que plantea la sociedad donde se vive? ¿Enseñamos a los nños a desenvolverse en la Palestina del siglo I o le damos herramientas para que discurran en el problema del botellón, de la violencia en las aulas, de la solidaridad con los desfavorecidos, del cuidado del medio ambiente, etc? Aquí no se está diciendo nada sobre los valores de moral privada de quienes creen que tienen que salvar su alma inmortal.

    Lourdes, le rogaría indique algo que aparezca en ese texto para discutir sobre cosas concretas, como hace jagarsoft.

Escribir un comentario