Educación para la Ciudadanía ya está en Primaria. Claves distintivas

Educación para la Ciudadanía ya está en Primaria. Claves distintivas  primaria1 ¿Le han informado en el centro escolar de sus hijos que este curso se implanta la asignatura de Educación para la Ciudadanía en el tercer ciclo de Educación primaria (5º ó 6º)? No ¿verdad?. Parece que tanto los centros públicos como los concertados siguen de perfil en cuanto a su postura frente a la polémica asignatura. Es su responsabilidad. Y la mía es informarles de algunos detalles de la asignatura tomando como base el propio Real Decreto 1513/2006 que regula la impartición de la asignatura.

Este breve estudio de las características singulares de Educación para la Ciudadanía en educación Primaria arroja las siguientes conclusiones:

  1. Los objetivos, contenidos y criterios de evaluación que configuran la asignatura son una mera traslación de los pertenecientes a las asignaturas de Educación para la Ciudadanía impartidas en la ESO.
  2. En este sentido es claro su propósito de transmitir, más allá de conocimientos, principios y actitudes que sean asumidos por los alumnos y se manifiesten en su comportamiento diario. Es, pues, una formación de carácter moral.
  3. Pretende que los alumnos “reconstruyan” su sistema de valores poniéndolo en cuestión. Tiene este objetivo especial gravedad porque se trata de niños de 10/11 años.
  4. Elimina el concepto de autoridad moral proponiendo la recreación del sistema de valores propio a base del diálogo y el análisis de la realidad (todo ello, como es inevitable, guiado por el profesor).
  5. Introduce y refuerza la primacía de los sentimientos como razones del obrar moral. El alumno debe obrar según su sentir en el momento. No se trata ya de obrar por normas o deberes, sino por lo que uno siente.

Descargar el estudio (PDF 170k)

© 2009, Diario de un padre objetor. Todos los derechos reservados. Este texto puede ser citado siempre que se indique su procedencia y se enlace con su origen.


Entradas relacionadas:

  1. EpC ya está en primaria (II: La competencia social y ciudadana en la Educación primaria) La “competencia social y ciudadana” (RD, Anexo I) que se pretende adquieran los alumnos de primaria se define en los mismos términos que la establecida para los alumnos de...
  2. EpC ya está en primaria (I: Introducción y Objetivos de la Educación primaria) Introducción ¿Le han informado en el centro escolar de sus hijos que este curso se implanta la asignatura de Educación para la Ciudadanía en el tercer ciclo de Educación primaria...
  3. Educación para la Ciudadanía en Primaria: Claves de la asignatura Profesionales por la Ética ha presentado hoy el informe Educación para la Ciudadanía en Primaria. Claves de la asignatura. El documento analiza el desarrollo curricular de la asignatura Educación para...
  4. EpC ya está en primaria (III: objetivos, contenidos y evaluación de la asignatura) Amparado en la preocupación internacional por la ciudadanía, el RD justifica la introducción de esta asignatura ya en la Educación primaria: “El aprendizaje de la ciudadanía responsable (…) se...
  5. Diez claves para saber si el centro donde lleva a sus hijos está en contra de Educación para la Ciudadanía Que la oposición a esta Educación para la Ciudadanía es responsabilidad de los padres lo tenemos asumido. Pero algo tendrán que decir al respecto los centros docentes que son, al...
Enviar por mail esta entrada Enviar por mail esta entrada
Imprimir esta entrada Imprimir esta entrada

7 comentarios

  1. Son conclusiones construídas a base de falacias, como confundir el fomento de un comportamiento moral (es decir, producto de un sentido del deber) con inculcar contenidos de moral privada; la tergiversación del término “reconstruir”, ignorando su segunda acepción presente en el diccionario de la RAE (como ya se le explicó en otro artículo); inventarse la “eliminación de la autoridad moral”, objetivo que no consta en ningún sitio; y, finalmente, afirmar gratuitamente que se insta a comportarse a partir de sentimientos y no de deberes, algo absolutamente contradictorio con la premisa de sus segunda conclusión y que es producto de tergiversar el objetivo de los RRDD de “desarrollar habilidades emocionales comunicativas” con el fin de posibilitar el tipo de relaciones que hacen posible el desarrollo de soluciones éticas (si dos personas no están dispuestas a hablar sino que su primer instinto es zanjar los asuntos con violencia difícilmente podrán aplicarse a usar la razón para llegar a acuerdos).

  2. [...] Diario de un Padre Objetor ¿Le han informado en el centro escolar de sus hijos que este curso se implanta la asignatura de Educación para la Ciudadanía en el tercer ciclo de Educación primaria (5º ó 6º)? No ¿verdad?. Parece que tanto los centros públicos como los concertados siguen de perfil en cuanto a su postura frente a la polémica asignatura. Es su responsabilidad. Y la mía es informarles de algunos detalles de la asignatura tomando como base el propio Real Decreto 1513/2006 que regula la impartición de la asignatura. [...]

  3. padre objetor

    Urbek,
    falacias son algunas de sus afirmaciones, como distinguir “fomento de un comportamiento moral” de “inculcar contenidos de moral privada”. ¿Cuántas morales hacen falta para justificar la EpC?
    El término “reconstruir” hay que leerlo en su contexto: los decretos, no el diccionario de la RAE.
    La eliminación de la autoridad moral se deriva de los planteamientos relativistas que subyacen y afloran constantemente en el RD.
    Finalmente, que se inste a comportarse según sentimientos está escrito en los dos primeros objetivos del curriculum.
    Lo que es falaz es argumentar sobre una realidad que no existe.

  4. ¿Cómo que cuántas morales hacen falta para justificar EpC? ¿Le tengo que explicar otra vez la diferencia que existe entre fomentar un comportamiento que sea moral e inculcar una moral privada concreta? ¿Conoce usted la diferencia entre contenido y continente? Si yo digo: “niño, piensa en lo que has hecho a ver si te gustaría que te lo hicieran a ti.” ¿Qué estoy haciendo? Instando a un comportamiento moral (conforme la estructura del imperativo categorico en este caso). Pero si digo: “niño, lo que has hecho ha estado mal porque has incumplido el tercer mandamiento.” Ahí estoy inculcando una moral privada concreta.

    El término reconstruir primero se lo expliqué en su contexto cuando apareció en discusiones anteriores. Después, ante su obcecación, le remití al diccionario para que comprobara por sí mismo que mi interpretación no me la había sacado de la manga, y que la acepción con la que se utiliza en los RRDD existe y significa tomar conciencia de aquellos valores que conforman el medio ambiente cultural en el que se encuentran inmersos los niños y que los lleva a comportarse de cual o tal manera sin que se percaten de ello.

    La eliminación de la autoridad moral no puede extraerse de planteamiento relativista alguno porque no hay ni un ápice de relativismo en los contenidos de EpC. La Constitución y los DDHH no son relativistas, como se ha repetido hasta la saciedad.

    Que se inste a comportarse según sentimientos es absolutamente falso y no consta en ningún sitio. En los párrafos que usted cita reza:

    “Objetivos:
    1. Desarrollar la autoestima, la afectividad y la autonomía personal en sus relaciones con las demás personas, así como una actitud contraria a la violencia, los estereotipos y prejuicios.
    2. Desarrollar habilidades emocionales, comunicativas y sociales para actuar con autonomía en la vida cotidiana y participar activamente en las relaciones de grupo, mostrando actitudes generosas y constructivas.”

    Identifíqueme los sentimientos que se mencionen en esos párrafos, por favor. Dígame la manera en la que una persona el desarrollo de aspectos de su personalidad como la autoestima o la afectividad le lleva a comportarse necesariamente por meros dictados de sus sentimientos. Dígame como el desarrollo de habilidades sociales y emocionales le llevan a uno a conducirse respecto a meros sentimientos…

    Mire, yo entiendo perfectamente que usted ha hecho de este asunto de la objeción una causa y que, por tanto, se ha cerrado la posibilidad de atender a razones contrarias a sus objetivos porque ello supondría, por ejemplo, tener que clausurar este blog y dejar de protagonizar noticias en los medios que lo citan. Eso le impone una presión muy intensa que le impide ser honesto intelectualmente. Pero a mí eso no me afecta pues yo no tengo una audiencia a la que satisfacer. Por eso le hago estas críticas de una manera honesta, razonable y pedagógica en todo lo posible, por la confianza, incluso la fe, en que usted las asume en su fuero interno.

  5. padre objetor

    Urbek,
    1. El imperativo categórico es muy respetable, pero hay otras formas de mover a la acción moralmente recta.
    2. Ya sabe que la distinción entre moral pública y moral privada me parece un artificio.
    3. En cuanto a la reconstrucción moral, el relativismo y el emotivismo, el lector tiene a la vista los textos y sacará sus propias conclusiones.
    4. El talante de las descalificaciones finales son un buen ejemplo del espíritu de diálogo y tolerancia que dice pretender inculcar la Educación para la Ciudadanía.

  6. Urbek:

    “Pero a mí eso no me afecta pues yo no tengo una audiencia a la que satisfacer.”

    Serás falsario !!!

    ¿Entonces para quien escribes en tu blog?: http://eraultramoderna.blogspot.com

    ¿Por qué no te dedicas a insultarnos desde alli como sueles hacer y donde no iremos, y nos dejas en paz aqui?

    Sayonara baby!

  7. jagarsoft, ese blog casi es un diario de notas que actualizo de higos a brevas. ¿Cómo va a compararlo en términos de audiencia con esta página? Aunque si se propone usarlo como argumento, ¿ha visto su última entrada? Álvaro Pombo no es precisamente un reaccionario, y encima es buen amigo de mi admirado José Antonio Marina. Por cierto que éste tampoco aprobaría seguramente mis planteamientos acerca del aborto. En definitiva, me puedo permitir no rendir cuentas más que ante un argumento razonable.

    Que el compromiso que exige el movimiento objetor y cualquier otro movimiento sea una servidumbre no es ninguna valoración peyorativa. Mover a las masas -ya sean de izquierdas o de derechas- hacia un fin exige planteamientos simples y firmes que no pueden estar poniéndose en tela de juicio a cada momento. La discrepancia es un lujo en tiempos de lucha, por eso nos corresponde a los que estamos fuera de esa vorágine el deber de poner de manifiesto lo que se cuece en ella.

Escribir un comentario